Custodia compartida o custodia exclusiva ¿qué es mejor?


A pesar del constante aumento del número de custodias compartidas que se vienen solicitando en el momento de iniciar los trámites de la separación o el divorcio, aún sigue siendo un sistema de organización familiar después de la ruptura conyugal sobre el que existe una gran confusión y que está por generalizarse. Como en todo proyecto de cambio de cómo hacer las cosas, existen detractores y admiradores de la custodia compartida. Desde aquellos que eliminarían la custodia compartida hasta aquellos que la impondrían incluso en aquellos casos que los progenitores se odian.

Es por ello, que hoy quiero compartir con vosotros un estudio que han realizado José Luis Sariego Morillo y Luis Domínguez González-Miranda sobre la custodia compartida y la custodia exclusiva que se ha realizado entre los años 1995 y 2012 sobre una base de 378 familias.
Dentro del estudio encontramos los motivos más habituales que llevaban a las madres a solicitar la custodia exclusiva para sí mismas:
  • El padre es un inútil.
  • Si cedo la custodia, compartida o no, pierdo el uso de la casa.
  • Prefiero la custodia exclusiva porque así me garantizo el pago de una pensión y la casa.
  • Siempre puedo contratar una cuidadora de los/as hijos con lo que me paga el padre.
  • No quiero perder la calidad de vida en la que he invertido.
  • Pido la custodia exclusiva porque lucho por mis hijos/as.
Mientras tanto, los padres pensaban que era mejor la custodia exclusiva a la madre por los siguientes motivos:
  • Cedo en la custodia exclusiva a favor de la madre, porque los/as hijos/as estarán mejor así.
  • Cedo la custodia exclusiva porque tengo nueva pareja y no quiero estropearla.
  • Pierdo la casa, pero así termino de forma rápida este asunto.
  • Con ver a los hijos/as el régimen de visitas está bien.
  • Necesito espacio propio como hombre.
  • Necesito pagar lo justo para sobrevivir por mi cuenta.
Como se puede ver, la mayoría de estos motivos ponían en el centro de la decision las necesidades propias de los progenitores, en pocos casos, pensaban en aquello que era mejor para el correcto desarrollo de los/as hijos/as. Me ha parecido relevante destacar este hecho, para aquellos que queráis tener acceso al estudio, que es muy detallado y completo, podéis hacer click aquí. Os aviso que son 61 páginas, aunque merece la pena. Para finalizar y tratar de ofrecer una respuesta al título del presente artículo, solo puedo decir que establecer un sistema de organización familiar de forma generalizada se hace cada vez más difícil. Por ello, creo que la mejor forma de proceder tanto de los progenitores como de los profesionales es atender a las necesidades particulares de cada familia y ver cual es el sistema que más se adapta a la realidad que se estaba viviendo antes de la ruptura conyugal.
Publicado por Fran Pachón Cinto http://fpachon-cinto.blogspot.com.es/

Deja un comentario

Archivado bajo Dret Civil

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s